El síndrome del impostor del artista

¿Te resulta difícil dar valor a tu obra? 

poner precio dibujo

Si la respuesta es sí, seguramente padecerás del llamado “síndrome del impostor”. Este síndrome es un fenómeno psicológico en el que las personas sienten que no merecen su éxito, se ven a sí mismas como impostoras o fraudulentas a pesar de haber logrado reconocimiento o habilidades destacadas en su campo. Aunque no está específicamente vinculado a una profesión en particular, afecta en especial a los artistas.

sindrome impostor dibujante

En muchos casos los artistas con el síndrome del impostor piensan que no son lo suficientemente talentosos o habilidosos, incluso si han recibido elogios por su trabajo. Es más, suelen atribuir su éxito a la suerte o a otras circunstancias externas, en lugar de reconocer su propio talento y esfuerzo.

El síndrome del impostor puede tener efectos negativos en los artistas y en su trabajo. Incluso puede generar ansiedad, falta de confianza y bloqueo creativo. Dudar de su capacidad hace que el artista evite enfrentar nuevos proyectos o desafíos y deja de compartir su trabajo por temor al rechazo o a ser criticado.

calcular precio dibujo

El auto sabotaje

Un rasgo que comúnmente alimenta el auto sabotaje es el perfeccionismo extremo, ya que provoca en los artistas (sobre todo realistas) una actitud neurótica frente a su obra. Tal es la obsesión por logar sus expectativas que acaban dedicando muchísimo tiempo a ajustar detalles mínimos que no serán determinantes en el resultado final (aunque para ellos sí lo son). Esto les lleva a posponer la finalización de proyectos o incluso a abandonar la obra por temor a no cumplir con sus propias exigencias. Además, la comparación constante con otros artistas suele generar sentimientos de inferioridad y desmotivación que no ayudan en absoluto.

sindrome impostor artistas

El miedo al fracaso también influye, provoca que el artista se resista a asumir proyectos importantes o a tomar riesgos creativos. El temor a la crítica o al rechazo puede llevar al artista a experimentar falta de confianza o autodesprecio. Estos sentimientos negativos son propios del auto sabotaje y limitan al artista a la hora de participar en oportunidades de exposición, promoción o colaboración.

En definitiva, es común que los artistas sean autocríticos y que la percepción de su propio trabajo esté distorsionada. Para muchos, reconocer y aceptar el talento personal no es una tarea fácil, pero no debe ser un motivo para tirar la toalla. 

Estrategias para enfrentar el síndrome del impostor:

  • Cultiva la autoconciencia: Identifica los patrones y creencias limitantes que te llevan al autosabotaje. Toma nota de tus pensamientos negativos y desafía su validez
  • Establece metas alcanzables y realistas en lugar de buscar la perfección absoluta. Celebra tus logros, incluso los más pequeños.
  • Dedica tiempo a reflexionar sobre tus miedos y dudas, y busca formas de superarlos. Aprende a cuidar de ti mismo y a gestionar el estrés y la ansiedad relacionados con tu trabajo artístico.
  • Conecta con otros artistas y busca comunidades o grupos de apoyo. Compartir tus experiencias y desafíos con personas que comprendan tu pasión por el arte puede ser muy beneficioso.

Si sufres del síndrome del impostor, no dejes que tus creencias limitantes bloqueen tu expresión artística. Es importante recordar que el arte es subjetivo y que cada artista tiene su propia voz y estilo únicos.